travel




sábado, 14 de noviembre de 2009

UNA TARDE PARA EL OLVIDO

En un partido extraño Almirante Brown perdió ante un equipo que no dejó jugar el partido por hacer tiempo y por la propia indeferencia del árbitro para esta situación. Con gol de Ramiro Fergonzi en el primer tiempo el conjunto de Ferraresi se llevó los tres puntos a Munro sin merecerlo y haciendo tiempo.

El primer tiempo se lo regalamos, el mediocampo brillaba por su ausencia y Fergonzi y Díaz hicieron lo que quisieron. Ayudados por la defensa que no apretaba, Colegiales no entraba al área pero le pegaba de afuera y era contenido por César Monasterio. A los 18' del primer tiempo luego de una gran corrida de un mediocampista Tricolor, Fergonzi quedó mano a mano con Monasterio y definió cruzado convirtiendo así el primer y único gol del encuentro. Todos pensabamos que desde ahí iba a ver una mejoría pero no se la vió en el primer período, sólo se llegaba con pelotazos a las torres de adelante. Olmedo y Bustos jugaron uno de sus peores partidos desde que estan en Almirante y eso se sintió. Se acababa el primer tiempo y tanto plantel como la gente se encontraba con demasiadas dudas e inconformismo.

Con la entrada de Homero Sartori en el principio del segundo tiempo el equipo tomó más proyección por la banda derecha y sobre todo más ataque. Pero no bastó, las insoportables tiradas al piso de los jugadores de Colegiales que no dejaba jugar a la pelota hizo que el encuentro se enfriara y creó malestar en todos los presentes. Colegiales en esos 45 minutos (más los 15 adicionados) se encontró en su campo y la mayoría en su propia área. Encima, la pelota (bien llamada caprichosa) no quería entrar: primero cabecea Ferrer, la ataja Granero y en el rebote le picó justo a Bazán Vera que entrando solo le pifió. Luego un cabezazo de Maraschi que se fue besando el ángulo izquiero del arquero tricolor. En el medio del encuentro, Sartori le fue mal a Héctor Buzzi y a este se lo tuvieron que llevar en ambulancia, todos se le fueron encima al brasileño y casi se van a las manos ambos técnicos. Entraron Flegenal y Ríos, desde allí se vió otra mejoría pero siguió sin alcanzar. El antes mencionado Matías Ríos erró dos remates que se fueron pegando uno en el palo izquierdo y otro en el travesaño del arco de Colegiales. Y en el minuto final del encuentro, una escapada de Ríos llega a buen destino y lo deja solo contra Granero, el chico de las inferiores define cruzado (muy parecido al gol de Colegiales) e increíblemente sobre la línea, cuando sólo la tenía que empujar, Rubén Darío Ferrer erró lo que hubiese sido el empate mirasol en el cierre del encuentro. Rapallini pitó su silbato y terminó con un partido que se le fue de las manos. Igual, como dijo un plateísta, aunque hubiésemos jugado hasta las 10 de la noche la pelota no iba a entrar. Lo bueno, gracias al empate de Tristán Suárez seguimos punteros por lo menos 3 días más.

Alejandro Tévez. La Voz del Hincha Mirasol