travel




sábado, 12 de diciembre de 2009

CON SABOR AGRIDULCE



En un partido muy friccionado Almirante Brown empató ante Atlanta en Villa Crespo sin goles. Por el mal juego en conjunto y la pésima actuación del árbitro (junto a sus líneas) hicieron que Almirante no pueda ganar y así no poder acercarse al puntero del campeonato Sarmiento.


El primer tiempo se presentó muy entretenido al principio, con jugadas de uno y del otro pero que ninguno amenazaba claramente los arcos defendidos por Rodrigo Llinás y César Monasterio. La excelente actuación de Jonathan Zacaría en este primer período hizo ilusionar a los hinchas mirasoles presentes en Villa Crespo, pero gracias a Suárez que anuló muy mal un golazo que había hecho Zacaría cobrándole posición adelantada. Atlanta no hacía mucho, sólo destellos del "Mágico" González que hacían avanzar al conjunto bohemio. Encima, otra vez le anularon dos goles a Almirante (1 contra Temperley, 1 con Brown, 4 con Atlanta), ahora a Deláguila en el que le cobraron falta en ataque y otro a Ferrer por posición adelantada. Y también no le cobraron uno a Atlanta, Segovia cabeceó y Monasterio sacó la pelota de ¿adentro? del arco, la jugada dejo muchas dudas y desde la platea pareció gol, pero el árbitro estaba más cerca y no lo cobró. Así se fue el primer tiempo con ambos equipos yendo como pudieron al ataque pero creando claras situación en el epílogo del período.


El segundo tiempo fue totalmente opuesto al primero, pocas llegadas al comienzo del mismo y se acordaron de llegar a las áreas al final cuando ya no había más tiempo. Partido luchado en el medio, donde mayormente ganaba Atlanta ya que Suárez había amonestado a los dos cinco que presentó Giunta y sabían que en la primera que tocaban a un rival los echaban. Del lado de Atlanta, lo mismo, pocas aproximaciones de Miguel González que dejaba a los delanteros bohemios cerca del gol pero estos definian mal o los achicaban muy bien los defensores mirasoles. El cambio de Ferreras hizo que haya más juego en el equipo y casi se gana con un tiro del recien ingresado que pegó en el cuerpo de Ferrer antes que ingrese la pelota. Pero otra vez apareció Suárez (más bien el línea) que le cobró una posición adelantada a Bazán Vera que no fue tal ya que el delantero se había frenado para no participar de la jugada, encima Ferreras se iba sólo y metía un pase excelente a Marrone que convertía el gol con el arco libre. Así llegó el final del último partido del año y Almirante (extrañó el desequilibrio de Federico Maraschi) no pudo traerse un triunfo de la cancha del Bohemio y tampoco descontarle al imparable líder Sarmiento.


Ahora se vienen unas mini vacaciones y el 4 de enero el equipo de Blas Giunta volverá al trabajo para encarar la segunda parte del torneo de la mejor forma. Y durante este mes sin fútbol el técnico va a tener que trabajar en el traslado de la pelota a los delanteros ya que nunca les llega y no pueden generar muchas chances para convertir gol.




Alejandro Tévez. La Voz del Hincha Mirasol