travel




domingo, 20 de diciembre de 2009

"LOS VERDADEROS CLÁSICOS"


A continuación pondremos una nota que nos envió Gabriel Zaccardi a quién le agradecemos
la molestia y la buena onda para contarnos unas verdades tan interesantes sobre los "Clásicos de verdad y no los que quieren ponerse a esa altura"

Los Clásicos reales e históricos del Fútbol Argentino

Almirante Brown vs Nueva Chicago.

En los últimos tiempos, comúnmente diversos medios periodísticos denominan a Dep. Morón y Almirante Brown como “el clásico”, siendo esta apreciación también errónea.
Es cierto que entre las dos hinchadas hay ‘pica’, pero esta rivalidad es más moderna que antigua.
En la sangre de la gente de Almirante Brown, lo más semejante a un ‘clásico histórico’ es su antipatía con la gente de Nueva Chicago. Institución vecina, donde ambas hinchadas han protagonizado numerosos hechos de violencia a lo largo de toda la historia.
Si bien es cierto que al principio las parcialidades eran amigas, las buenas relaciones duraron muy poco.
Mientras la masa de simpatizantes del ‘Torito’ está anclada en el barrio capitalino de Mataderos, la de los ‘mirasoles’ se sitúan muy cerca: en Isidro Casanova, localidad que pertenece a La Matanza (Provincia de Buenos Aires).
A los seguidores de uno y otro los separa la Av. General Paz y los une la Av. Juan B. Alberdi (en Capital) y su continuación hacia el lado de la Provincia (la Av. Juan M. de Rosas, o Ruta 3).
En aquellas recordadas jornadas de ‘gran efervescencia’, los de Casanova o Mataderos se dirigían caminando masivamente por esta arteria hacia el estadio de Chicago o Brown, de acuerdo a quien de ellos era el visitante de turno.
Comenzaron a enfrentarse con frecuencia desde 1965, año en que el conjunto del distrito de La Matanza asciende a la segunda categoría del fútbol argentino (comenzó a participar de los torneos oficiales en 1956).
La bronca entre ambos empezó a gestarse a lo largo del campeonato de Primera “B” de 1972, que los dos conjuntos pelearon cabeza a cabeza, siendo Chicago escolta de Brown a muy escasos puntos a lo largo del 95 % del certamen.
Los de Mataderos llegaron a vencer a los de Casanova, y hasta lograron arrebatarle la punta, pero los de Almirante volvieron a conquistarla al poco tiempo.
Hubiera sido la posibilidad histórica de que una de las dos instituciones vecinas subiera a la “A” por primera vez, pero... en la última fecha los dos se cayeron y el campeón fue All Boys, que venía bien afiladito desde 15 fechas atrás.
Con el campeonato y los sueños ‘de Primera’ abortados para ambos, esa amistad quedó algo trunca en la piel de algunos hinchas.
Pero el fin de las buenas migas, el quiebre total, se produjo en 1978 cuando luego de enfrentarse en un cotejo de rutina por el Campeonato de Primera “B”, los dirigentes de Almirante Brown protestaron en AFA la mala inclusión de un jugador de Nueva Chicago, y la máxima autoridad del fútbol argentino le dio por ganado un partido que en la cancha habían logrado los de Mataderos.
De allí en más, cada vez que se han enfrentado, este cotejo ha tenido y tiene todos los condimentos propios de un gran clásico de nuestro fútbol (folclore, declaraciones mediáticas, suspicacias e históricas y lamentables jornadas de violencia


Fuente: http://www.periodicoparatodos.com.ar.

Curiosidades
Hay instituciones que actualmente participan en las diferentes categorías del fútbol argentino que aparecen en los torneos organizados por la AFA a mediados de la década del ’70. Es el caso de San Miguel, Defensa y Justicia, Berazategui o Laferrere, por citar alguno de los tantos ejemplos.

Por eso, es muy difícil encontrar un rival histórico para estos equipos.

Laferrere es en club situado en el partido de La Matanza, y para su gente, la pica apunta a sus vecinos distritales: Almirante Brown y Dep. Morón. Como vimos, la rivalidad histórica de ‘los mirasoles’ es Nueva Chicago, en tanto la gente del “gallito” es uno de los tantos clubes sin un clásico determinado. Por eso, si la realidad deportiva les da a ambos continuidad en la misma categoría Morón y Laferrere también pueden convertirse a futuro en un gran clásico de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

* Conclusión:
Para finalizar esta nota, cabe resaltar que a menudo en diversos foros de Internet simpatizantes de distintas instituciones intentan confundir a las nuevas generaciones de hinchas inventando rivalidades históricas de sus respectivos clubes (con otros) que a las claras son antojadizas y solo responden a expresiones de deseo, sin un fundamento claro o apoyado por argumentaciones con peso y sustento propio.
Esto responde a un denominador común en hinchas de diferentes clubes, y daría la impresión que algunos aficionados a instituciones con escasos laureles en su haber necesitan nutrirse de los logros ajenos (de clubes mejor posicionados en lo deportivo) para sentirse más importantes.
“Si soy rival del exitoso, quiere decir que ese mérito también es mío”, ese es el concepto que prevalece. Un criterio por demás equivocado, debido a que si el rival alcanza aquello que para uno es una quimera, es precisamente ese logro lo que a uno lo convierte más pequeño de lo que realmente es.
Y además, vulnerar los hechos históricos por la propia conveniencia no solo es una falacia propiamente dicha sino que genera un problema de identidad.


Gustavo A. Daher. La Voz del Hincha Mirasol.