miércoles, 30 de noviembre de 2016

SALIÓ A FLOTE


La fortuna le guiñó un ojo al equipo de Pascutti. Almirante Brown no jugó bien, pero gracias al olfato goleador de Ignacio Colombini, pudo sacar provecho de las pocas situaciones que tuvo, y logró un triunfazo por 2 a 1 en su visita a Talleres de Remedios de Escalada.



Fue una victoria inmerecida. Es cierto. No se jugó bien. También es cierto. Pero, ¿Qué importa? En la noche de Escalada, se hizo presente una señora a la que llaman "suerte". Sí, la misma que no se daba una vuelta por La Matanza hace mucho tiempo. Aunque, en esta jornada, le tendió una mano enorme a La Fragata para que pueda salir a flote y llevarse a Casanova tres puntos de oro, justo antes del clásico contra Morón.


El primer tiempo fue un vaivén de emociones. El Mirasol arrancó bien, con ambición y presionando arriba. Y de esa manera, consiguió la apertura del marcador a los 11 minutos, gracias al gol marcado por Ignacio Colombini, luego de robar una pelota y definir mano a mano ante la salida de Lucas Zeiden.



Sin embargo, tras conseguir la ventaja, el conjunto aurinegro cedió la iniciativa a su rival y comenzó a acorralarse paulatinamente contra su arco. En ese contexto, a los 34´, llegó lo que se veía venir. Pelota parada para Talleres, la defensa que se distrajo, y Enzo Baglivo que le rompió el arco a Joaquín Mattalia para igualar el partido. En consecuencia, a los vestuarios empatados, y con la incertidumbre del lado Mirasol de no saber como levantar un partido que se tornaba cada vez más chivo.

El trámite del encuentro no varió en la segunda parte, el conjunto que dirige el "Negro" Rodríguez manejó la pelota y las situaciones, pero, no pudo concretar debido a su falta de puntería y a las buenas intervenciones de Mattalia que tuvo un auspicioso debut. De todas formas, el destino quería que el ganador de este partido fuera Almirante Brown. Y así quedó demostrado en el segundo gol de Colombini a los 62´, que de puro optimista fue a buscar la pelota, y aprovechó el regalito que le dejaron, blooper mediante, el arquero Zeiden y uno de sus compañeros, para facturar y desatar el grito desaforado que significó los tres puntos.


Victoria de vital importancia, que le da aire a un cuerpo técnico que había quedado muy golpeado después de la última derrota. Ahora, se viene el partido más importante del año, dado que el próximo martes a partir de las 17.00, el Mirasol recibirá en el Fragata Sarmiento a Morón, el puntero del campeonato. Ese día no habrá que especular, sino salir a buscarlo de entrada, pero, para eso, primero el equipo de Pascutti deberá trabajar para mejorar muchas falencias que a esta altura del campeonato todavía siguen sin solución y se vuelven muy preocupantes.



Matías Albin. La Voz del Hincha Mirasol. Fotos: Luciano Foglia y Claudio Albin

No hay comentarios: