travel




sábado, 6 de mayo de 2017

NINGÚN CUENTO INDIO


Abran paso, porque esta Fragata sigue con rumbo firme. En esta oportunidad, Almirante Brown venció como local a Tristán Suárez por 1 a 0, gracias al tanto que marcó Leonardo Heredia en la segunda etapa, y de esta manera, alcanzó su cuarta victoria en fila que le permite afianzarse en zona de reducido con 44 puntos.



Había que ganar como sea para no perderle pisada a los de arriba, y el conjunto aurinegro lo entendió a la perfección, gracias a que supo hacer prevalecer su idea nuevamente, quizá esta vez sin lucir un juego vistoso, pero resolviendo las cosas con mucha concentración, garra y hasta con esa pizca de suerte que todo equipo necesita.


La primera etapa fue bastante pareja, dado que se repartieron de a tramos el dominio del balón. No obstante, el que comenzó un poco mejor fue el conjunto de Alberto Pascutti, que se hizo con la iniciativa en mitad de cancha gracias al buen retorno de Marcelo Vega, quién se hizo cargo del timón y distribuyó la pelota para que Leonardo Heredia e Ignacio Colombini entren en el circuito de juego. Además, el capitán aurinegro hasta se hizo un tiempo para los lujos, ya que con dos caños exquisitos levanto los aplausos de todo el Fragata Sarmiento.


De todas formas, la más clara del primer tiempo fue para el Lechero, mediante un cabezazo a quemarropa de Luis López que fue repelido a puro reflejo por Joaquín Mattalia, evitando así lo que hubiera sido la apertura del marcador para los dirigidos por Daniel Bazán Vera.


En el complemento la historia iba a ser diferente. Debido a que en la primera aproximación clara que tuvo, La Fragata marcó la diferencia. De la mano, nuevamente, de Leonardo "Pupa" Heredia, que al igual que el último sábado en el Bajo Flores, estuvo parado en el lugar y en el momento justo, para mandar al fondo de la red un balón que quedó boyando en el área chica, y de esa forma, torcer el destino de un partido que pintaba demasiado cerrado.


Después del gol, Almirante se fue quedando paulatinamente y le permitió crecer a Tristán Suárez que, a base de centros, arrinconó contra su área a los dirigidos por Pascutti. Sin embargo, en ese contexto adverso, se forjó la figura de Joaquín Mattalia, que esta tarde volvió a ser una garantía bajo los tres palos, gracias a intervenciones salvadoras que valieron tanto como un gol. Por ejemplo, el remate que le tapa a Francisco Molina en el área chica cuando ya todos los presentes en el estadio habían cerrado los ojos porque parecía venirse el empate del conjunto de Ezeiza.


Finalmente, una vez transcurridos los seis minutos que adicionó Sebastían Bresba, sonó el ansiado silbatazo, que permitió liberar la angustia contenida y, sobre todo, festejar la ajustada pero valiosa victoria que coloca al Mirasol, hasta que se complete la fecha, a tan solo un punto del escolta. Aunque, a pesar de la alegría, Almirante no podrá relajarse mucho, dado que en el día de mañana volverá a los entrenamientos, ya con la mente puesta en el compromiso del próximo martes, cuando deba visitar a Estudiantes en Caseros desde las 15.30.

Matías Albin. La Voz del Hincha Mirasol. Fotos: Luciano Foglia y Claudio Albin

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La marmota dice q le ganaron sin patiar al arco y q ya no es hincha de ALMIRANTE y q su corazon es tristan por fin se dio cuenta y q no venga mas ,cachito de corrientes

Anónimo dijo...

GRANDE ALMIRANTE,MUY BUEN PARTIDO TAMBIEN DE GARCIA MONTERO. EL TRAIDOR CULO ROTO CAMINO A EZEIZA.