travel




sábado, 13 de mayo de 2017

UN MAL DÍA


En una mañana​ para el olvido, Almirante Brown cayó como local por 4 a 0 frente a un inspirado Atlanta al cual todo le salió bien. Así, al equipo de Pascutti se le cortó una racha de cinco victorias consecutivas, y quedó lejos del líder, aunque, aún permanece bien ubicado en la zona de reducido.

No le salió una. De entrada nomás el día arrancó torcido para La Fragata, dado que en la entrada en calor, Joaquín Mattalia se resintió de la lesión que arrastraba en el cuádriceps derecho desde el martes en Caseros, y salió a atajar disminuido en sus posibilidades físicas. Un error que se pagaría caro apenas la pelota comenzara a rodar.


Desde el comienzo del encuentro, al Mirasol se lo vio desordenado en el campo de juego, algo que no le venía sucediendo a este disciplinado equipo de Pascutti, que este año cimentó su remontada sobre todo, en la solidez defensiva.

Pero, no hay que olvidarse​ que el contrario también juega. Y en el día de hoy, el conjunto que dirige Guillermo Duró redondeó una gran tarea en todos los sectores de la cancha, y por eso, se llevó una victoria, tal vez un poco exagerada en el resultado final, pero absolutamente justa en cuanto a juego se refiere.

El primer tiempo fue devastador para La Fragata porque el rival no dio respiro y a los 5 minutos ya se puso en ventaja con el gol marcado por Luciano Pons, luego de que este sacara provecho de un balón que le quedó servido tras un despeje al medio de Joaquín Mattalia.

A los 37' nuevamente Pons iba a ampliar la ventaja para el Bohemio con un anticipo de cabeza. Inmediatamente, Pascutti mandó a la cancha a Alan Seguel por Blas García para darle al equipo más peso en la ofensiva. Pero, cuando promediaba el final de la primera etapa, los de Villa Crespo iban a dar el golpe de nocaut, mediante un zapatazo descomunal de Gabriel Seijas que se clavó en el ángulo izquierdo del arquero aurinegro, y cayó como un auténtico baldazo de agua fría para todos los presentes en el Fragata Sarmiento que no podían creer lo que estaban viendo.

En el complemento, ya con Manuel Peralta Salinas en el arco en reemplazo del lesionado Mattalia, Almirante salió a buscar el descuento pero se topó con sus imprecisiones y con la férrea defensa que le planteó el rival. En cambio, el equipo de Duró siguió atacando y tras una gran jugada colectiva, Nahuel Peralta marcó el cuarto gol y puso cifras definitivas a un resultado que no estaba en los papeles de nadie, y mucho menos de Atlanta que llegaba a este choque con más dudas que certezas debido a una irregular campaña que lo había llevado a ganar apenas un partido de los últimos siete.

Doloroso cachetazo para Almirante Brown que parece perder el tren de la cima tras la victoria de Morón que lo aleja a 11 puntos sobre 21 posibles. Aunque, de todas maneras, no hay que perder de vista que el equipo sigue muy bien ubicado para el el objetivo que se propuso este año, ingresar al reducido. Y el público se lo hizo saber, cuando a pesar del resultado, premió el esfuerzo con una enorme ovación y entonando el ya clásico "vamos, vamos los pibes" .


Ahora, habrá que barajar y dar de nuevo, cuando el próximo sábado a partir de las 15.30, el Mirasol deba visitar en Agronomía al duro Comunicaciones que dirige Alejandro Orfila, otro rival directo en la pugna por el octogonal.

Matías Albin. La Voz del Hincha Mirasol

3 comentarios:

Anónimo dijo...

q baile y si el arquero esta leccionado no tiene q jugar igual yo nunca me la crei pero sigo creyendo en los pives y los grandes cacho..

Gabi Soria dijo...

Dale almirante ke podemos vamos los pibes carajoooooo b.central

Anónimo dijo...

Me gusta este proyecto... Es claro que se preparó un equipo para otra cosa, pero por suerte el técnico le da rodaje a los chicos del club que seguro le van a dar un buen futuro al club... Personalmente feliz por este proyecto!! Aguante Brown!